Risotto de setas con parmesano

Hola, muy buenas tardes. Este mes voy a hacer el esfuerzo de compartir más de una receta al mes con todos ustedes. Y es que la verdad es que mis días de 24 horas parecen tener sólo 10. Pero bueno, esta receta ya no podía estar más tiempo guardada, oculta a vosotros, porque sé que cuando la probéis va a ser uno de estos platos que siempre triunfen en casa. Se trata de un risotto de setas y parmesano.

2

Es una receta bastante sencilla, pero aquí os dejo unos cuantos trucos:

  • Usa un arroz redondo, del tipo carnaroli o arborio. Estos arroces tienen bastante almidón, lo que harña que nuestro risotto quede bien meloso.
  • Remueve el arroz constantemente para que el almidón del arroz se desprenda de éste y el arroz no se pegue.
  • Utiliza un buen caldo y buen queso.

Llegados a este punto, vayamos allá con la receta.

RISOTTO DE SETAS CON PARMESANO

(Para dos personas)

Ingredientes

40 ml de aceite de oliva

1 cebolla

2 dientes de ajo

150 g de setas

200 g de arroz redondo

1 l de caldo de pollo con verduras

1 cucharada de mantequilla

50 g de queso parmesano en polvo

Procedimiento

En una sartén amplia ponemos a fuego suave el aceite con la cebolla bien picada en cuadraditos pequeños. Una vez la cebolla esté blandita añadimos el ajo picado y lo tenemos unos minutos sofriendo (unos dos o tres minutos para que no se queme). En este momento agregamos las setas cortadas en trozos no muy pequeños y las vamos rehogando con la cebolla, el ajo y el aceite hasta que se hagan. Ahora echamos el arroz y mezclamos todo bien para que el arroz se impregne de todo el aceite.

1

Calentamos un vaso de caldo en el microondas durante un minuto y se lo añadimos a la sartén. Subimos el fuego un poco y comenzamos a remover. Cuando el arroz absorba este caldo calentamos otro vaso de caldo y se lo añadimos. Haremos esto hasta que el litro de caldo se acabe. Al añadir el último vaso de caldo debemos comprobar que el arroz esté en su punto y no debemos dejar que todo el caldo se consuma, es decir, queremos un arroz jugoso con parte de caldo.

Ahora, con el arroz listo y jugoso, llega el momento de añadir la mantequilla y el queso. Removemos todo bien y ya habremos acabado el plato. Esperamos 10 minutos a que el arroz se asiente y ¡A COMER!

3

Y se acabó, espero que os animéis a preparar esta delicia. Un besazo enorme 🙂

Juego de Blogueros 2.0: ‘Mousse de leche condensada y mango’

¡Buenos días a todos! El verano ya llegó a su fin y aunque ya se va acercando de nuevo el fresquito nunca está de más un postre fresquito y suave como una mousse. Esa es la receta que hoy os traigo, una receta muy fresquita, rica, suave y ligera que he preparado para Juego de Blogueros: MOUSSE DE LECHE CONDENSADA Y MANGO.

Si queréis saber más sobre este juego podéis pulsar en la pestaña superior o AQUÍ.

Aquí os dejo el resto de blogs que han participado el mes de Septiembre en el reto, esta vez usando el mango como protagonista:

Carlota: https://articuina.wordpress.com
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mònica: http://dulcedelimon.com
Chus: http://www.elcrepitardelosfogones.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Sandra: https://justfoodlovers.wordpress.com/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Kemberlyn: https://tupperworker.wordpress.com/
Nela: http://recetasmanny.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

Ahora sí, vamos con la receta.

s1

Mousse de leche condensada y mango

Mousse de leche condensada

150 g de leche condensada

250 ml de nata para montar (35% m.g.)

25 g de leche

2,5 hojas de gelatina

Procedimiento

  1. Ponemos a hidratar la gelatina en un recipiente con agua bien fría.
  2. Montamos la nata y, a continuación, añadimos la leche condensada. Integramos con movimientos envolventes.
  3. Calentamos la leche unos segundos en el microondas, añadimos la gelatina escurrida, removemos y dejamos templar.
  4. Combinamos la mezcla de nata con leche condensada con la mezcla de leche y gelatina, de nuevo con movimientos envolventes.
  5. Repartimos esta mezcla en unos vasitos o copas llenándolos hasta la mitad y refrigeramos o guardamos en el congelador por unos minutos, mientras preparamos la siguiente capa.

s3

Gelatina de mango

1 mango

2,5 hojas de gelatina

Procedimiento

  1. Ponemos a hidratar la gelatina en un recipiente con agua bien fría.
  2. Pelamos, deshuesamos y trituramos el mango.
  3. Calentamos en el microondas unas cucharadas del puré de mango y, una vez caliente, agregamos la gelatina hidratada escurrida. Removemos y repartimos en las copas. Antes debemos comprobar que la capa anterior ya está cuajada.
  4. Refrigeramos de nuevo y decoramos con hierbabuena y frambuesas.

s2

Y con esta deliciosa receta despedimos el mes de Septiembre. Ahora ya toca ponerse las pilas y, por lo menos a mí, bajar un poquito del peso puesto en verano 😛

Un besazo a todos :*

Juego de Blogueros 2.0: ‘Focaccia fina de tomate, cebolla y olivas negras’

Buenos días. Hoy en el blog, una riquísima receta: mi receta de focaccia. Pero, ¿sabéis que es una focaccia? Para los que no hayáis nunca oír hablar de esta delicia, aquí os cuento. Se trata de un típico pan italiano, caracterizado por su forma plana y por estar especiado y contener algunos ingredientes extra en su parte superior. Y me diréis, ¿eso no es una pizza? Pues no, aparte de que la masa de la pizza es muy diferente a ésta, las focaccias no suelen tener queso ni una base de tomate y, además, en lugar de especiarse con orégano se especian con romero o tomillo.

Hay muchos tipos de focaccias y a una focaccia se le pueden añadir infinidad de ingredientes, pero no debemos de dejar de pensar que se trata de una focaccia y no de una pizza. Así que si añadimos muchos ingredientes, por favor no caracterizarla por ese nombre.

También hay focaccias esponjosas y focaccias crujientes. Normalmente, la mayoría de las focaccias son esponjosas con bordes crujientes pero, sinceramente, yo prefiero las que son muy crujientes. Por esa razón siempre intento estirar la masa lo más fina posible y no hacer que leve demasiado entre el tiempo de estirado y horneado, así que una vez estirada la masa, meto la bandeja en el horno.

Por otra parte, a mi parecer, una buena focaccia es aquella a la que se le aprecia el gusto a aceite de oliva desde el primer bocado. Por eso recomiendo usar un buen aceite en la elaboración de la misma y, al ser posible, que sea un aceite virgen extra con sabor intenso. ¡Os quedará de rechupete!

Bueno y ya os cuento cómo la vamos a elaborar. Vamos a hacer una focaccia fina con tomate, cebolla y olivas especiada con tomillo.

Con esta receta participo en el Juego de Blogueros del mes de agosto. Esta vez la receta tenía que tener el tomate como elemento clave y de ahí que pensara que era el momento idóneo para compartir esta receta con todos vosotros.

Como ya os he explicado en otras ocasiones, el reto consiste en elaborar una receta que incluya una fruta o verdura de temporada elegida entre todos los participantes del juego mediante votación. Este mes de agosto hemos participado en el reto los siguientes blogs:

Rosamary: https://alacartemenus.wordpress.com/
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mònica: http://dulcedelimon.com
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Kemberlyn: https://tupperworker.wordpress.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

Podéis acceder a ellos y ver las maravillosas recetas que nos han traído, esta vez con el tomate como ingrediente clave.

WhatsApp Image 2016-08-27 at 16.41.05

¡Adelante la receta!

Ingredientes

260 g de harina de trigo normal

5 g de levadura seca de panadería

1 cucharadita de azúcar

1 cucharadita de sal

120 ml de agua tibia

50 ml de aceite de oliva virgen extra

Media cucharadita de tomillo seco picado

Medio tomate

Media cebolla

Olivas negras

Procedimiento

Ponemos en un bol amplio la harina junto a la levadura, el azúcar y la sal, y mezclamos. Hacemos un hueco en el centro y añadimos el agua tibia y mezclamos todo con una cuchara de palo. A continuación, en el mismo bol, agregamos un tercio del aceite de oliva y amasamos hasta integrarlo con la masa. Repetimos lo mismo con otro tercio y, después, con el tercio restante. De esta forma haremos que la masa quebradiza del principio se vuelva más blanda y, sobretodo, elástica. Dependiendo de la capacidad de absorción de la harina podremos añadir un poco más de aceite o dejarlo con esa cantidad.

Una vez lista la masa, hacemos una bola en el bol, pincelamos la superficie con un poco de aceite de oliva y cubrimos el bol con papel film. Dejamos reposar la masa durante una hora y media para que la levadura haga su efecto y la masa crezca.

Pasado este tiempo desgasificamos la masa estirándola sobre la bandeja de horno haciendo con ella un rectángulo lo más regular posible de medio centímetro de grosor (con ese grosor quedará súper crujiente, pero podemos variar el grosor para que quede menos crujiente y más esponjosa).

 WhatsApp Image 2016-08-27 at 16.41.07 (1)

Con las yemas de los dedos vamos hundiendo toda la superficie haciendo pequeños hoyos. Pincelamos la superficie con abundante aceite de oliva y esparcimos el tomillo. Colocamos la cebolla cortada finamente y el tomate cortado en rodajas de aproximadamente medio centímetro de grosor. Finalmente añadimos unas olivas negras y un poco de sal gruesa y horneamos durante aproximadamente 30 ó 40 minutos a 180º C, hasta que los bordes comiencen a dorarse y por el centro esté un poco blando. ¡Y listo! Sólo queda cortar unas porciones, servir, ¡Y A COMER!

WhatsApp Image 2016-08-27 at 16.41.09

Espero que probéis la receta porque merece la pena. Un besito 🙂